Introducción al nacimiento de la UE

Tras la Segunda Guerra Mundial, los países europeos se hicieron conscientes de la necesidad de organizarse y colaborar para evitar un nuevo conflicto armado en este continente, para recuperar su posición de potencia hegemónica en el terreno económico y para recobrar el liderazgo en el terreno político mundial perdidos tras los conflictos mundiales.

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, los resentimientos y la desconfianza entre las naciones europeas, dificultaban una reconciliación. En este contexto el ministro francés de asuntos exteriores Robert Schuman defendió decididamente la creación de Alemania Occidental. Este hecho le hizo comprender la complejidad de los conflictos europeos y desarrollar pronto un interés por la unificación europea.

Con el fin de la tradicional hegemonía europea en el mundo después de la II Guerra Mundial, los europeos se concienciaron de su propia debilidad ante el surgimiento de dos nuevas superpotencias, Estados Unidos y la URSS, que tenían un poder superior al del heterogéneo grupo de estados europeos.

Además, las consecuencias del conflicto favorecieron el deseo entre los ciudadanos de crear un continente más libre y justo en el que las relaciones entre países se desarrollaran de forma pacífica para evitar por todos los medios un nuevo enfrentamiento entre los estados europeos.

La Unión Europea actual promueve la integración continental por medio de políticas comunes que abarcan distintos ámbitos de actuación, en su origen esencialmente económicos y progresivamente extendidos a ámbitos indudablemente políticos.

 

Anuncios